4.4 C
Italy
30 noviembre 2020
Actualidad América Cultura Europa Mundo 🇦🇷 Argentina

CARLOS GARDEL: EL ORGULLO ENTRE FRANCIA, ARGENTINA Y EL MUNDO

Al abrir la puerta del coche, el taxista luciendo el barbijo de rigor me saluda con la excesiva cortesía francesa y me pregunta el destino.

Era un hombre de 70 años y en Buenos Aires sería seguramente un tanguero fanático y un devoto de Gardel. “1 Allée Francisco Ponzan Vidal“ le respondo, y notando que dudaba sobre la ubicación del lugar, decido agregar algunas palabras para ayudarlo: “Estoy buscando la estatua de un cantante de Tango famoso en mi país y en el mundo entero”.

No alcanzaba a pronunciar el nombre que el taxista se anticipaba expresando, “busca entonces la estatua de Carlos Gardel “, hijo de nuestra ciudad, que partiera junto a su madre hacia Argentina para convertirse en la voz más importante del Tango de todos los tiempos. Podemos también pasar por el frente de la casa en que vivió si lo desea”.

Y efectivamente el taxista, orgulloso de “Gardel de Toulouse”, como cualquiera de sus pares porteños del “Gardel de Buenos Aires“ pasaba en primer lugar frente a la casa donde vivió los primeros dos años de su vida Gardel y luego en el parque Pierre Baudais concluía el viaje diciendo “Ahí en la puerta lo tiene a su Gardel que es también el nuestro“.

En el frente de la casa en el número “4, rue du Canon d’Arcole” una placa en modo claro y definitivo lo sentencia: “Fue en éste edificio que el 11 de diciembre de 1890, nació Charles Romuald Gardes, quién se convertiría en famoso en todo el mundo bajo el nombre de Carlos Gardel”. Berthe, planchadora en una gran tienda del barrio de Saint- Aubin tuvo a su hijo, “Charles“ como resultado de un romance fugaz con un señor llamado Paul Jean Lassere quién cumplía en ese momento su obligación del servicio militar en Toulouse.

Berthe Gardes, fue expulsada de su familia por ser madre soltera, un pecado imperdonable en aquella época. Vivió dos años con su pequeño hijo en el número “4, rue du Canon d’Arcole” hasta que decidió partir en busca de una “nueva vida” hacia el entonces prometente “nuevo mundo”. Desciendo hacía el río Garona y el sol esta cumpliendo el rito que da el nombre a la ciudad, invade con su color los edificios de ladrillo al caer.

Pienso que Berthe Gardes hundida en la tristeza y la soledad haya contemplado estos atardeceres para recuperar la esperanza y soñar con una nueva vida en las imágenes de otro río en el otro extremo del mundo.

Muchos años después cuando Gardel se hizo inmortal en Medellín, Berthe estaba en ese momento en Toulouse y el círculo se cerró tal vez frente a un atardecer del Garonne. Carlos Gardel nació en Francia, pero es argentino porque representa más que nadie este espíritu de soledad, de sacrificio de los immigrantes que construyeron nuestro país y que llevaron a nuestra tierra una visión nostálgica de la vida, del sueño de querer empezar pero también de querer volver y que lo transmitieron a todas las generaciones que los sucedieron.

Carlos Gardel es entonces el emblema del “ser argentino“, es el símbolo más significativo de nuestra contemporánea identidad, “Carlitos“ nos une y galvaniza, representa esa nuestra “dicotomia existencial“, ese sueño de universalidad tan profundo en nuestro espíritu. “Carlitos“ cada día canta mejor…Toulouse, Julio 2020.

Ti potrebbe interessare

VENEZUELA: EL SALARIO MINIMO VALE MENOS DE $1 DOLAR AMERICANO

La redacción

LA INFORMALIDAD LABORAL EN LATINOAMÉRICA DURAMENTE AFECTADA POR EL COVID-19

José Antonio Pacheco

DELTA, NUEVA TORMENTA EN EL CARIBE, EN AMENAZA EL OESTE DE CUBA

La redacción
error: Contenido protegido por copyright. Prohibida su copia. Mayor información: redaccion@america24news.com