7.9 C
Italy
27 septiembre 2020
Europa

86 HACES DE LUZ EN EL CIELO DE NIZA

La hora 22.34 del día 14 de Julio de 2016 marcó para siempre la historia colectiva de la ciudad de Niza y tambien la individual de muchas personas, incluida la mia.

La pasada noche, 14 de Julio de 2020, una vez más , 86 haces de luz iluminaron en Niza la “Baie des Anges» (la Bahía de los Angeles)

Este año, debido a la crisis del Covid 19, el homenaje a las víctimas del atentado del 14 de Julio del 2016 se realizo en una celebración sobria, en privado. Solo las familias de las víctimas pudieron estar presentes en el acto que se realizo en el memorial situado en el jardín de la Villa Masséna, antigua mansión aristocrática reconvertida en museo.

Por la tarde, la población de Niza pudo asimismo ir al memorial, recogerse en un pensamiento y colocar una rosa en el monumento .

“Quisimos que la gente de Niza tuviera la oportunidad de asociarse a éste homenaje, por eso la ciudad puso a disposición de todos rosas en frente del monumento en el jardín de la Villa Masséna “expresó el intendente de Niza Christian Estrosi.

Durante muchos años cuando llegaba el final del día en Niza, acostumbraba sentarme en un modesto restaurant en una esquina de la “Promenade”, lugar que se habÍa convertido para mi en una platea de privilegio sobre la famosa avenida. El 14 de Julio del 2016, la puesta del sol a lo largo de la ”Promenade des Anglais» (Paseo de los ingleses) fue infinita, parecía no querer concluir y continuar a deslumbrarnos o tal vez evitar que llegara la trágica noche.

30.000 personas estaban presentes esa noche en la “Promenade”. No había “silla azul”, ni espacio libre en la baranda sobre el mar para sentarse, la playa también estaba repleta de gente y sobre la avenida, transformada en peatonal para la ocasión, era dificil desplazarse. Cada “terrace» y cada restaurant había colocado mesas “extra» sobre el exterior que no eran suficientes.

La extensa y gloriosa fiesta de los fuegos artificiales concluyó y empezaron los espectáculos musicales. En el lapso de breves minutos llegó la inesperada y horrible tragedia. Me preparaba para el dejar el lugar cuando al girar mi mirada hacia la derecha, un gran número de personas gritando en estado de pánico había literalmente aplastado la mitad de las mesas externas mientras un gigantesco camión blanco se detenía de repente a pocos metros de distancia de donde estabamos.

Comenzaba un tiroteo que duraba apenas un breve minuto pero que pareció eterno. Me vino en forma inmediata el recuerdo de los atentados del mes de Noviembre precedente en Paris y no dudé en pensar que los terroristas disparaban contra nosotros. Nos refugiamos instintivamente donde pudimos en el interior del restaurante.

Abatido el conductor, el camión se transformaba en sí mismo en un peligro potencial al poder contener explosivos y fuimos evacuados de la zona con gran rapidez por las fuerzas del orden. Al salir a la calle, la refinada “Promenade»  se mostraba como el escenario de una terrible guerra.

Mohamed Lahouaiej Bouhlel, tunecino residente en Niza, el 14 de Julio del 2016 terminó, en sólo 4 minutos, con la vida de 86 personas e hirió a más de 400 en una carrera loca con un camión de cargas de 19 toneladas, una acción que había meticulosamente organizado durante un año. Su sangre fría y su cinismo lo llevaron también a realizar un “reconocimiento” previo del lugar del atentado con el mismo camión, en varias oportunidades, días antes del 14 de Julio asi como a autofotografiarse con “selfies», horas previas a su terrible acto, en los desfiles en la misma “Promenade». El débil sistema de seguridad puesto a disposición ese día por las autoridades, objeto de muchas críticas, facilitó su macabro objetivo.

Niza entró en estado de shock y la noche fue la más larga, dura y triste de su historia. A la mañana siguiente regresé al lugar de los hechos. Niza y sus playas eran una desierto oprimidas por el silencio y la angustia. En el hall del hotel una de las señoras de la limpieza, de origen magrebí había detenido su tarea para llorar frente al televisor que mostraba el irracional atentado, hecho en nombre de un Islam que no reconocía como el suyo y que había también terminado con la vida de 30 personas de origen musulmán.

El atentado de Niza (86 muertos y 458 heridos) el 14 de Julio de 2016, constituyó el tercer gran ataque terrorista en Francia después del atentado de Charlie Hebdo de Enero de 2015 (12 muertos y once heridos) y los atentados en masa, con epicentro en el local “Bataclan” de Noviembre de 2015 en Paris (130 muertos y 413 heridos).

El pasado mes de Junio La Fiscalía Nacional Antiterrorista de Francia solicitó que nueve personas sean juzgadas por la “Cour d’assises” (tribunal que conoce de delitos graves) por su implicación en el atentado yihadista perpetrado en Niza.

Mohamed Bouhlel actuó como un “lobo solitario» y se radicalizó en breve tiempo? Parece ser la hipótesis más probable pero nada puede ser descartado. Daesh reconoció como suyo el atentado.

El ataque de Niza golpeó el corazón de una ciudad, símbolo de la belleza del Mediterraneo y de un país, en el día de su fiesta nacional. El valor más básico que hemos conquistado, que se conmemora ese mismo 14 de Julio, la “libertad», fue aniquilado en pocos minutos por un ser anónimo “en el nombre de una ideología que niega la humanidad» como dijó el mismo Christian Estrosi en su discurso de homenaje a las víctimas en el año 2017.

El escritor Jean-Marie Gustave Le Clézio, premio Nobel de Literatura 2008, pocos días después del atentado escribió: “Lo que sucedió en Niza, éste crimen monstruoso e indescriptible, que golpeó este lugar y que mató a tantos caminantes inocentes, familias con sus hijos, en un día de fiesta, me toca doblemente, porque fui allí a menudo en el pasado, cargando a mis hijas sobre mis hombros para que pudieran ver los fuegos artificiales sin ser empujadas por la multitud, y también, y sobre todo, porque al matar a estas personas inocentes, el asesino destruyó, cortó y magulló lo que nos une: la vida, no el lujo de la vanidad como una mente confundida puede imaginar, sino la vida ordinaria, con sus pequeños placeres, sus fiestas patronales, sus historias románticas en la playa de guijarros, sus juegos infantiles con gritos agudos, sus patines o sus viejitos dormitando en los bancos, sus viajeros haciendo dedo o sus fotógrafos de las puestas de sol».

86 haces de luz en el cielo de Niza cada 14 de Julio nos harán revivir en nuestra piel el doloroso precio de nuestra civilización y de nuestra cotidiana libertad.

Pablo Munini, 14 de Julio 2020

Ti potrebbe interessare

COVID-19 CON FUERTE REPUNTE EN ESPAÑA

José Antonio Pacheco

LA UNION EUROPEA SE PREPARA A UN SEGUNDO OLEAJE DE CONTAGIOS

José Antonio Pacheco

BAYER NUEVO MONARCA DEL FÚTBOL EUROPEO

José Antonio Pacheco
error: Contenido protegido por copyright. Prohibida su copia. Mayor información: redaccion@america24news.com